miércoles, 11 de julio de 2012

DESPEDIDA


DESPEDIDA

 
Me despido para siempre de ti,

estos son los últimos momentos,

el día final, la última noche que

paso recordando tus lamentos,

te quejabas tanto de mi y no lo vi,

tuve que sufrirlo para entender

la falsedad que envuelve tu ser.

Prefiero divagar en la soledad,

vivir sin mascaras en el olvido,

calmar mi ansiedad con la verdad,

no con las promesas falsas que

los dos sabíamos nunca cumplirás.

Te aseguro que ya no sufriré

Tu mala entraña no fue letal,

mi raíz es fuerte y sigo en pie,

no he de negar que tambaleaste

mi fortaleza como un huracán

que pega sin avisar, mas cual

palmera que casi cae y se yergue

fui tomando de Dios su bondad.

Adiós. Germinaran los sueños,

quedara en el olvido tu falsedad.

Luz Elena Sepúlveda

 

2 comentarios:

  1. Un adios definitivo en el sentimientos de sus versos. Un abrazo. carlos

    ResponderEliminar
  2. Así es Carlos, más solo Dios tiene la última palabra. Gracias

    ResponderEliminar

DALE VIDA A TUS SUEÑOS Y NUNCA DEJES DE SOÑAR